sábado, 4 de julio de 2009

Cinco Tesis de la vía del ALBA en Honduras


Una vez mas el pueblo trabajador Latinoamericano ha aprendido en dos semanas lo que en tiempos anteriores costaba décadas y es que la coyuntura del golpe de estado efectuado en Honduras mostró de manera clara cinco tesis sobre el problema político en Latinoamérica.


1. De cómo se desarrollan las contradicciones en el seno del imperialismo.

El imperialismo como es sabido no es una masa homogénea que actúa bajo las ordenes del presidente de los Estados Unidos, sino por el contrario, es el poderío económico de las grandes transnacionales quienes definen la política de los grupos políticos y especialmente la política estadounidense.

La diferencia entre este puñado de grupos políticos imperialista consiste sobre todo en las diferentes prioridades geo- políticas y económicas de las cuales parten para trascender la crisis estructural del capital. Por ejemplo la salida prioritaria del lobby pro-judío se basa en el control del medio oriente (Afganistán- Irak- Pakistán) en el desarme del estado palestino y su respectivo control por el estado de Israel y la destrucción del potencial militar iraní.

Por otro lado y según las tesis de Kissinger la prioridad geopolítica para el imperialismo yankee consiste en controlar la amenaza económica China y el potencial militar ruso; sobre esto coinciden los Clinton y Obama con la diferencia del necesario control sobre Afganistán. Pero un sector del partido republicano (Bush- Negroponte y para America latina Otto Reich) consideran importante frenar la llama popular que se prendió en nuestro continente y ponerle mano al petróleo venezolano.

Entonces el golpe en Honduras fue dirigido por una importante fracción del partido republicano (Otto Reich- Hugo Llorens- John Negroponte) sin la consulta con el presidente Obama y tal acción militar fue un golpe directo contra el ALBA y no solamente contra el pueblo hondureño.


2. Sobre la tesis Gramsciana de la Filosofía de la Praxis.

Para Gramsci “los saltos en la organización de la conciencia son hechos especialmente mediados por la práctica”, es decir, que la conciencia revolucionaria se obtendría de la dialéctica entre la reflexión y la praxis, pero sobre todo en el compromiso ético con la construcción de ciertos fines. Este planteamiento ha sido desestimado sobre todo por la mayoría de las anticuadas escuelas, movimientos y partidos “seudo marxistas o marxianos”, aquellos que se concentraron en proclamar principios especiales por encima de la clase trabajadora, tendiendo siempre al voluntarismo, al iluminismo, al divorcio con las masas, a los círculos cerrados y a la deformación de la acción política de los comunistas.

Hoy frente a estos grupos observamos a dirigentes como Rafael Correa proveniente de la escuela de Chicago por ejemplo, o el caso de Hugo Chávez quien de ser militar, planteó la vía política bolivariana, luego la tercera vía, mas tarde el antiimperialismo hasta proclamar la transición al socialismo; los vemos dirigiendo procesos profundamente populares, revolucionarios y antiimperialistas, moviéndose sin recetas o dogmas sobre escenarios verdaderamente complejos pero al mismo tiempo abriendo espacios a la organización de los pueblos trabajadores, levantando las banderas del socialismo; De esa forma se ha venido cumpliendo la máxima de Albert Einstein: “si los principios éticos son sólidos, vivos y dinámicos, estos serán acompañados por millones de personas que de manera semiinconsciente determinan el ritmo de la historia”.

Es este el caso del presidente hondureño Manuel Zelaya, quién viene de ser terrateniente, empresario del negocio de la madera, y quien gana las elecciones al frente del partido liberal (partido de derecha); comienza a experimentar una transformación en su política por la expectativa que han despertado los procesos políticos revolucionarios en el continente, especialmente en el movimiento popular, esto también influyó gracias a parte de su gabinete; es así como pide el ingreso de Honduras al ALBA, lucha por el aumento salarial de los trabajadores y por una constituyente que sentara las bases de una democracia participativa.

Es por estas políticas que se ocasiona una ruptura no solo en las filas del partido liberal, no sólo en la conciencia del movimiento popular, sino también entre el órgano ejecutivo o de gobierno frente al carácter burgués del estado; trayendo como consecuencia el golpe de estado de derecha.

3. De cómo un gobierno democrático con apoyo popular se ve obligado a enfrentar a un estado burgués.

En opinión de Lenin existen épocas sociales que presentan una situación en que existe un estado que garantiza la dominación de una clase sobre otra, pero que al mismo tiempo y por luchas internas, ese estado puede presentar una variación en las formas de gobierno. Hoy Honduras es un vivo ejemplo de ello; hemos visto como el gobierno de Zelaya apoyado por las masas en la pretensión de transitar de una forma de democracia representativa hacia una forma de democracia participativa y popular, se encontró con la negativa de todo el poder del estado burgués (fuerzas armadas, congreso, tribunales de justicia y la policía) cumpliendo su rol de manera articulada “el de preservar y reproducir metabolicamente el orden del capital”.

Pero Zelaya no ha sido el primero en la corta historia del ALBA en transitar por esta confrontación y estamos seguros que no será el ultimo ejemplo; recordemos la confrontación entre indígenas y representantes del congreso boliviano para aprobar las elecciones de una constituyente; En Venezuela las leyes habilitantes de 2001 llevó a un golpe de estado de derecha en el 2002, igualmente en Ecuador la movilización popular se impuso a la derecha. A pesar de estas victorias relativas hoy se presenta la siguiente contradicción para la revolución latinoamericana: el carácter popular de los gobiernos del ALBA vs. el carácter burgués de sus estados nacionales; esta contradicción tiene dos caminos: 1) las revoluciones populares se desgastan por las trabas de los propios estados nacionales y las denuncias insistentes de las oposiciones pro-imperialistas con el uso de los medios o 2) las revoluciones populares organizan un nuevo estado participativo de tipo socialista conformado por la organización del pueblo trabajador como clase dominante.

4. La fuerza de la opinión pública y la movilización popular para enfrentar golpes de derecha.

La sociedad mundial se ha acercado y ha mejorado la efectividad de la comunicación a través del uso y desarrollo de la tecnología; las mismas han sido puestas al servicio de la dominación de las ideas del imperialismo, pero también han constituido un arma para que las ideas revolucionarias circulen con impresionante alcance y rapidez; en Chile por ejemplo observamos como una revuelta estudiantil se organizó en menos de una hora con el uso de la telefonía celular, lo mismo ha ocurrido en Europa y ahora en Honduras vimos como las imágenes captadas por TELESUR sirvieron a la opinión publica internacional para desmontar la matriz de CNN; igualmente emisoras de radio de Honduras transmitieron a través de Internet las acciones del golpismo y la resistencia de los pueblos; los videos captados por celulares llegaban a la Internet y eran tomados por informativos en el mundo.

Esto permitió un acelerado desarrollo en la movilización popular en Honduras y fuera de ese país, ya Marx nos señalaba que las ideas cuando eran apoderadas por las masas constituían una enorme fuerza material; esta vez las ideas circularon con oportuna rapidez y las masas movilizadas siguen demostrando que son las que determinan la evolución de la humanidad.


5. La vigencia del ALBA y su importancia para la revolución latinoamericana

El ALBA pasó de ser en poco tiempo de una retórica alternativa al neoliberalismo a una alianza política sobre principios revolucionarios; el camino del ALBA se apoya en gobiernos progresistas que son expresión de la movilización popular; este instrumento logró presionar a organismos internacionales como la OEA, GRUPO DE RIO, SICA para condenar al golpismo en Honduras, se movió con suma contundencia para intimidar al golpismo de derecha cercándolo, acusándolo.

Esta alianza en sus inicios ha dejado un buen augurio sobre su papel en el desarrollo revolucionario latinoamericano; si la misma puede trascender a la unidad del pueblo trabajador en el continente, organizado en partido para el socialismo, en poder para los trabajadores, no habrá fuerza capaz de doblegar a esta poderosa unidad.


Por: Escuelas del Poder Popular/ Carabobo, Frente de Educadores, FRAPOM (frente revolucionario artístico patria o muerte), Guerreros Juveniles (liceístas), Movimiento por la Educación Transformadora (Universitarios), Movimiento Feminista Genero con Clase, comité organizador (Carabobo) del congreso de trabajadores por la gestión socialista.

0 comentarios:

Publicar un comentario