jueves, 26 de noviembre de 2009

¡SOCIALISTAS UNIDOS! EL PODER POPULAR SE ABRE CAMINO


La situación revolucionaria

La historia del proceso bolivariano es la del establecimiento y desarrollo de una Situación Revolucionaria, una situación que es cocinada y preparada por más de una década de empeoramiento profundo de las condiciones de vida del pueblo trabajador venezolano, del caracazo, la rebelión del 4-F y la perdida progresiva de la hegemonía de los sectores de la oligarquía tradicional aliada al imperio y sus socios social-demócratas; tal situación va formando en consecuencia unas nuevas fuerzas sociales que negando a estos sectores gobernantes (IV república) saltan electoralmente al gobierno bajo la propuesta de la revolución nacional, democrática y bajo el liderazgo del presidente Chávez.

Estas nuevas fuerzas sociales que denominaremos bolivarianas, estaban constituidas en principio por una amplia unidad entre sectores revolucionarios, socialdemócratas nacionalistas, la “clase media” liberal, el pueblo trabajador excluido y sectores de la burguesía; esta composición se va quebrando con la radicalización de los sectores populares, proceso que se expresó a través de las leyes habilitantes y la amenaza del control nacionalista de PDVSA.

Estas medidas conllevan a un enfrentamiento frontal entre el pueblo trabajador y la burguesía, se miden en un golpe de estado, un sabotaje del aparato económico del país, enfrentamientos de calle etc. Conflictos estos que culminan con el desalojo de la oligarquía tradicional del control y beneficio de la renta petrolera y buena parte del estado, dándole vida al fenómeno: Situación Revolucionaria.

Lenin en su libro “Estado y Revolución” definía una situación revolucionaria como un período excepcional “en que las clases en pugna se equilibran hasta tal punto, que el Poder del Estado adquiere momentáneamente, como aparente mediador, una cierta independencia respecto a ambas", es decir se trata de una situación en que la burguesía es despojada de la dirección del estado pero el pueblo trabajador no tiene conciencia de cambio suficiente y por ende no cuenta con la organización necesaria para ejercer el poder, entonces esta paridad engendra un “orden” transitorio en los esquemas burgueses heredados (constitución de 1.999 y las leyes), esta “aparente mediación” (discursos revolucionarios para el pueblo y reformas en el marco del orden burgués), es encarnada por la poderosa unión ALTOS FUNCIONARIOS reformistas y RENTA PETROLERA.


La Crisis Revolucionaria partera de la nueva situación: Socialismo o Barbarie.

Contraria a la visión evolucionista, electoral y de progresos mediados por el tiempo y la prudencia de los sectores reformistas, los SOCIALISTAS sabemos que el desenlace de una situación revolucionaria ya sea para el retorno de la dominación imperialista o para la construcción del socialismo en todo momento será La crisis, es decir, el enfrentamiento frontal entre las clases y sus proyectos irreconciliables. La Burguesía es tal cuando puede expropiar las riquezas producidas por los trabajadores, en Venezuela la mayor fuente de riquezas es la producción petrolera administrada por el estado, he allí su reto; Los trabajadores en cambio cuando adquieren conciencia se dan cuenta de que su situación de pobreza no puede mejorar sino a través de una revolución, es decir expropiando a los expropiadores, poniéndose al frente de la economía y del estado; los capitalistas nunca renunciaran al capital pacíficamente y los revolucionarios nunca renunciarán a concretar la obra emancipadora, entonces, esta situación llega a un punto de definiciones; donde el objetivo de los socialistas es contribuir a la organización consciente de las masas trabajadoras en partido de la revolución y en poder popular; esta organización crecerá abriéndose caminos hasta sustituir desde abajo las funciones del viejo aparato de estado por un nuevo control popular revolucionario que se asociará nacionalmente.

Como planteó Michael Lebowits en su obra “el socialismo no cae del cielo”, la nueva estructura social debe formarse y hacerse hegemónica de la misma manera en que se desarrolló el capitalismo, es decir, en el seno de la vieja sociedad produciendo su crisis. Por eso la asociación revolucionaria que apunte al Poder Popular irá creando progresivamente una nueva cultura de poder y de democracia diferente a la representativa- burguesa, es la vía de los consejos y sus células fundamentales ubicadas en las fábricas, en el campo, en los centros de estudio-trabajo las cuales irán subordinando a las instituciones del capital.


Los reformistas y los socialistas en el PSUV

Los reformistas hasta ahora han sido los realizadores del equilibrio social antes mencionado, son el resultado de una correlación de fuerzas en que los moderados tienen aún mucha importancia, han llegado a las instituciones burguesas, las administran, hacen flexibles negocios con la burguesía parasitaria, alimentándola a cambio de meneos de colas; los SOCIALISTAS en cambio son la continuidad de la revolución, encarnan la idea limite del socialismo, son inconformes pues quieren todo el socialismo y ponen junto al presidente Chávez el ritmo de la revolución. Los reformistas viven en la convicción de que existen momentos para detenerse, para mirar hacia atrás y celebrar lo hecho, para consolidarse en lo hecho; sin embargo los Socialistas saben que el momento definitivo que hay que alcanzar está más allá, está todavía lejano, por ello propagan el incendio de las ideas revolucionarias, avanzan porque siempre hay un grupo en la masa que quiere seguir adelante, que suscita nuevas energías proletarias y organizan nuevas fuerzas sociales que amenazan a los cansados que están en “la dirección”, se demuestran capaces de sustituirlos, de eliminarlos si no se renuevan, los socialistas están persuadidos con la idea de que es posible construir el socialismo, están nutridos con el pensamiento marxista, creen en los poderes creadores del pueblo. Luchan porque el PSUV se convierta en el autentico partido de la revolución que enfrente escenarios electorales, que enfrente las luchas sindicales, pero que también se prepare en lo militar, en la lucha social, en la formación de un nuevo orden, el de los consejos. Para los socialistas todavía está muy lejos el reposo, en todo caso la vida es siempre revolución; “SOCIALISTAS UNIDOS, EL PODER POPULAR SE ABRE CAMINO”.

0 comentarios:

Publicar un comentario